CENTRO DE PODER Y FORTALEZA

POR Institución Kalbermatter 30/08/2016

Aquí en el colegio adventista de Abancay de la MSOP hemos aprendido que la educación cristiana se diferencia de la secular, entre otras razones, por s

Aquí en el colegio adventista de Abancay de la MSOP hemos aprendido que la educación cristiana se diferencia de la secular, entre otras razones, por sus metas y propósitos. Aquí se busca identificar al estudiante con Dios, vincularlo con él, por ello nuestra filosofía se centra en: Restaurar al ser humano a la imagen de su hacedor. Todos los días antes de comenzar las labores académicas, nos reunimos para estudiar y meditar en la palabra de Dios con el programa “reavivados por su palabra”, y con la lectura de “un libro del espíritu de profecía” de tal manera que cada uno de los maestros pueda tener ese valor agregado (Espíritu Santo) que hace la diferencia entre los maestros de otras instituciones educativas públicas. Además somos conscientes de que nosotros somos el canal de bendición para nuestros estudiantes, es por ello que necesitamos beber todos los días de la fuente de sabiduría y de la fuente del amor, porque no podemos dar algo que no tenemos.

El culto de maestros es un lugar de reunión donde no sólo estudiamos la palabra de Dios, sino que además practicamos la oración intercesora por los maestros y sus familias, por los alumnos y sus padres, fruto de esa práctica hemos experimentado resultados positivos de mejoría en la salud de los hijos de los maestros, alumnos cambiando su conducta, padres agradeciendo por problemas resueltos y necesidades atendidas. El ambiente del culto de profesores es una experiencia única donde cada día es una experiencia diferente con el maestro de maestros nuestro Señor Jesucristo. Cada día después del culto los maestros vamos a nuestras aulas con la alegría y la satisfacción de que Cristo nos acompañará en todas las actividades, inclusive los maestros no adventistas van a las aulas con esa alegría y la satisfacción de haber estado en la presencia de Dios y hacer su voluntad.

Como resultado de esa experiencia con Dios, la experiencia con los alumnos es similar, siempre empezamos la clase con una canción y una oración por las necesidades y dificultades de los estudiantes, donde cada estudiante siempre tiene un pedido de oración ya sea por sus padres, familiares, etc. De esta manera, los estudiantes aprenden a confiar en Dios y acudir a él en momentos difíciles y practicar la oración. Como resultado de esa práctica, el joven o señorita es objeto de transformación ya no es el mismo de antes, su forma de pensar es diferente, la paz y la esperanza son las que los sostienen porque saben que están en las manos de Dios. Y al dejar que la luz de Cristo brille, ellos atraen a otros hacia el salvador para que aquellos también gocen de la vida eterna.

Los padres y las madres están muy contentos y felices, porque aquí se les enseña que usen sus talentos y conocimientos no para hacerse ricos en la tierra sino para hacerse ricos en el cielo a través de los valores cristianos que aprenden. Porque la educación adventista más que pensar en el beneficio del estudiante, piensa en la necesidad del mundo.

Lic. David Flores Espinoza

Capellán


Sea el primero en comentar

Comentar:

Por favor, el asunto del comentario debe ser relevante al tema del artículo. No use este espacio para hacer propaganda. Su comentario será enviado a un administrador del sitio para moderación.